Cueva del Gato, Cuevas de los Sillares I-II, Cueva del Collao

Leer descripción ↓↓ Ver el mapa


ACCESO - Partimos de Épila, siguiendo la carretera A-122 dirección Lumpiaque y una vez rebasado el puente sobre el río Jalón, tomamos a la izquierda una asfaltada pista que nos lleva a rebasar el Barrio de San José y pasar por debajo de las vías del tren, alcanzando así una bifurcación, donde seguimos recto, dirección al Santuario de Rodanas, para poco después pasar por debajo de las vías del AVE, donde la pista pasar a ser de tierra y ya sin abandonarla, llegamos al cruce con la A-121, carretera de Borja. Ahora seguimos la mencionada carretera hacia la izquierda, dirección Ricla y tras un escaso kilómetro y al poco de rebasar el km. 26, aparece a nuestra derecha una pista de tierra, donde en su inicio dejamos aparcado el coche. ITINERARIO A LA CUEVAS - Con el Cabezo del Gato al frente, donde se encuentran las cavidades que vamos a visitar, comenzamos la jornada siguiendo la pista de tierra en cuyo inicio hemos aparcado el coche. Enseguida llegamos a una bifurcación donde continuamos recto, obviando la pista que sale a nuestra izquierda y avanzando primeramente entre algunos campos de olivos, para luego hacerlo entre campos de labor y de verdes sembrados de cereal, alcanzando así la paridera de García, a 473 m. de altitud. - Dejamos a nuestra izquierda la mencionada paridera y de nuevo entre verdes campos de cereal, nos vamos elevando ligeramente, para enseguida llegar al punto donde desaparecen los sembrados, y el cual podríamos haber alcanzado con el coche. Ahora la pista pasar a ser pedregosa y entre alguna dispersa sabina y matorral de escaso porte, aparece en breve y a nuestra derecha, una pequeña y antigua cantera de la que extraían bloques de sillería, y unos metros más adelante, un pasillo excavado en la ladera. - En este mencionado punto, donde la pista pasa a ser senda, abandonamos la misma girando a la derecha y nos introducimos en el mencionado pasillo, que tras unos 15 m. nos deposita en la boca inferior de la Cueva del Gato, donde una sabina obstaculiza ligeramente su entrada. - Tras 1:15 h. en el interior de la mencionada cueva, salimos al exterior y decidimos tomar un tentempié y tras ello nos dirigimos hacia la Cueva de los Sillares II, girando a la derecha y dejando abajo la entrada inferior de la Cueva del Gato nos elevamos hacia la cima del Cabezo del Gato, avanzando en línea recta y en moderada pendiente entre dispersas sabinas, alcanzamos en breve la entrada superior de la Cueva del Gato, por la que observamos unos 7 m. más abajo, el suelo de la misma. - Bordeamos la mencionada entrada y continuamos el ascenso siguiendo ligeramente hacia la izquierda, hasta alcanzar un pequeño resalte donde se ubica una primera entrada a la cueva, rodeada de un pequeño murete y de modestas dimensiones. Obviamos esta primera entrada y siguiendo unos escasos metros hacia la izquierda, alcanzamos la entrada principal de la Cueva de los Sillares II. - Tras 9 min. en su interior, salimos al exterior y giramos a la derecha, y en apenas unos 10 m. aparecen a nuestra derecha unas sabinas que ocultan totalmente la boca de entrada de la Cueva de los Sillares I. - Ahora tras 15 min. en el interior de esta nueva cavidad, salimos al exterior y giramos a la derecha, elevándonos por encima del resalte donde se ubican las Cuevas de los Sillares, y en moderada pendiente y por terreno rocoso y de bajo matorral, llegamos enseguida al hito cimero del Cabezo del Gato. - Tras observar las estupendas vistas que nos ofrece esta modesta cima, nos dirigimos hacia la izquierda en busca del visible y amplio collado, al cual llegamos tras un breve descenso, alcanzando así, la boca de entrada de la Cueva del Collao, donde algunas sabinas parecen vigilar la misma. - Después de unos 15 min. en su interior, salimos al exterior y nos dirigimos al frente, descendiendo entre dispersas sabinas y aliagas en flor, hacia el visible Collado del Gato, el cual alcanzamos enseguida. En este collado, podemos observar a nuestra derecha el cercano Santuario de la Virgen de Rodanas, el cual se puede alcanzar tras unos 20 min., pero nosotros giramos a la izquierda y por marcada senda descendemos para en breve alcanzar la entrada de la Cueva del Gato, donde finalmente conectamos con el itinerario de subida. INCURSION A LA CUEVA DEL GATO - Tras colocarnos los frontales y con linterna en mano, nos internamos algo agachados en el túnel artificial de unos 10 m. de longitud, que nos deposita en una sala de grandes proporciones, difíciles de intuir desde el exterior de la misma. La sala es alargada de unos noventa metros de larga, por unos veinte de ancho y en cuyo inicio dejamos a nuestra derecha y entre algunos bloques, la pequeña grieta por la que se accede a las galerías inferiores, las cuales visitaremos luego. - Entre grandes bloques desprendidos de su techo (unos 12 m. por encima) vamos ascendiendo, dejando ahora a nuestra izquierda una gran bóveda, donde suelen refugiarse algunos murciélagos. A medida que ascendemos, la luz que proviene de la elevada entrada superior, nos permite disfrutar en todo su esplendor de las proporciones de la sala y donde podemos observar los grandes bloques de sillería tallados que fueron abandonados en su época. - Tras entretenernos un par de minutos en trepar y destrepar los 7 m. de la entrada natural, nos elevamos unos escasos metros hacia la derecha, donde se abre una circular galería en cuyo inicio observamos un curioso arco y por la que algo agachados y tras recorrer unos 10 m. llegamos al final de la misma, donde el brillo de sus paredes nos llama la atención. - Ahora descendemos hacia la entrada artificial de la cueva, llegando así a la pequeña grieta por la que vamos a acceder a las galerías inferiores. Destrepamos un pozo de unos 6 m., en los que unos inclinados bloques nos depositan en la base del mismo y vamos recorriendo un conjunto de laberínticas y concrecionadas galerías en estado fósil, en las que hay que tener buen sentido de orientación y cuyo recorrido nos obliga a franquear distintas angosturas y estrecheces y tras unos 40 min. por estas estrechas galerías, volvemos a la gran sala, para de allí salir al exterior tras 1:15 h. en el interior de la cueva. - Una vez en el exterior y antes de continuar la jornada espeleológica, tomamos un tentempié y tras ello reanudamos la marcha en busca de la Cueva de los Sillares II. INCURSION A LA CUEVA SILLARES II - Su boca principal, de unos 10 m. de anchura por unos 3 m. de altura y que se halla parcialmente cubierta por un muro de piedras haciendo de refugio para el ganado, nos da paso a una amplia sala de unos 20x10 m., iluminada lo suficiente como para visitarla sin necesidad de usar linternas. - En ella observamos las excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo, así como su techo que en algunas zonas presenta un color negruzco y en otras muestra colores rojizos, verdosos, amarillentos y grisáceos. - A nuestra derecha un gran bloque desprendido de su bóveda, separa la mencionada sala de otra menor, de unos 10x5 m. y en la que su techo presenta también zonas de un color negruzco y que se ve iluminada por la luz que penetra por su entrada de dimensiones más modestas, de unos 3x1 metros. - Tras la sesión fotográfica y después de unos 10 min. en su interior, nos dirigimos hacia la Cueva de los Sillares I. INCURSION A LA CUEVA SILLARES I - Atravesamos las sabinas que ocultan totalmente su entrada y una amplia sala se abre ante nosotros, ocupada casi en toda su longitud por bloques de sillería que eran tallados en la misma cavidad con el fin de emplearlos en construcciones de iglesias, castillos, etc., y en cuyas paredes aún podemos observar los trabajos que se efectuaban para poder extraer dichos bloques. - Tras sortear los bloques que ocupan esta sala, alcanzamos el final de la misma y a nuestra izquierda aparece un pequeño resalte que tras destreparlo con algo de cuidado, nos sitúa en otra sala de menores dimensiones, por la que continuamos por un estrecho conducto descendiente por el que en breve alcanzamos el punto más distante de la cavidad, dando así por finalizada la incursión a esta interesante cueva. - Tras la sesión fotográfica y después de unos 15 min. en su interior, nos dirigimos hacia la Cueva del Collao. INCURSION A LA CUEVA DEL COLLAO - Tras colocarnos los frontales y con linterna en mano, nos introducimos por su amplia boca, accediendo así a una alargada sala parcialmente ocupada por pequeños bloques. - Atravesamos la misma y aparece una pequeña abertura cuadrada, que a sido modificada para poder ser cerrada e impedir el acceso del ganado. Por esta mencionada abertura que rebasamos agachados, realizamos un fácil destrepe que nos deposita en una descendente y polvorienta galería, en la que podemos observar algunas coladas. - Descendiendo la misma y superando algún pequeño resalte, alcanzamos los 13 m. de profundidad, punto más distante de la cavidad. - Tras la sesión fotográfica y después de unos 15 min. en su interior, damos por concluida esta interesante jornada espeleológica.


1: Cueva del Gato, Cuevas de los Sillares I-II, Cueva del Collao
Ver detalle
2: Cabezo del Gato
Ver detalle
3: Cueva de los Sillares I-II
Ver detalle
4: Cueva del Collao
Ver detalle
5: Cueva del Gato
Ver detalle
6: Paridera de Garcia
Ver detalle


Lugares de interés (POIs) del Mapa

1: Cueva del Gato, Cuevas de los Sillares I-II, Cueva del Collao


Más sobre Cueva del Gato, Cuevas de los Sillares I-II, Cueva del Collao

2: Cabezo del Gato


Más sobre Cabezo del Gato

3: Cueva de los Sillares I-II


Más sobre Cueva de los Sillares I-II

4: Cueva del Collao


Más sobre Cueva del Collao

5: Cueva del Gato


Más sobre Cueva del Gato

6: Paridera de Garcia


Más sobre Paridera de Garcia

Comentarios

comments powered by Disqus