Oí una vez a Savater que héroe es quien se compromete con un plan y lo cumple o algo así. Pues bien, tras mi plan del fin de semana, voy a comentar mi actuación de antihéroe incumplidor. :) Estrenaba crampones, no los utensilios en sí sino la actividad montañera con crampones. Ahora las rampas me parecen llanuras. Antes pateaba la nieve hasta que se me ponían morados los dedos y ahora avanzo sin hacer ni un esfuerzo y con una sensación de seguridad total. Subí el Auñamendi como si estuviera paseando por el Pagasarri. A la bajada hice una pequeña cumbre adyacente, se llama pene de Castetné. Pasé después al valle que separa la M3R del Auñamendi y encontré bastante bien el paso. Era una de las mayores incógnitas que tenía porque no se apreciaba bien en el G-Earth, no hay rutas por esa zona y ni siquiera encontré fotos. Efectivamente es complicada. Hay que tener paciencia y no bajar rápido porque la ladera desemboca en unos peñascos. Lugo subí a la Table, otra cumbre no prevista que me pillaba de paso. Es muy poco visitada pero tiene mejores vistas que la M3R por su corte sobre el vacío. Si fuera cierta la leyenda de las reuniones de los 3 reyes de los territorios lindantes, debería ser ése el lugar elegido. Después pasé por una cornisa, superé un paso vertical de nieve acumulada muy expuesto y subí por un canal empinadísimo hasta la cumbre de la M3R, que estaba llena de gente, destrepé por la roca suelta del otro lado con cuidado de no tirar piedras porque aquello está bastante concurrido y pasé al siguiente valle, dirección al Petrechema. Aquí anduve algo despistado, creo que es mejor atravesar el valle por arriba y después descender porque, en general, la morfología de esa parte de Pirineos es...cómo decirlo... horadada en el sentido de la pendiente, es decir, es complicado hacer recorridos transversales como el aquí propuesto. Parece como si los valles hubieran sido excavados por glaciares y, a medida que se desciende, los obstáculos son mayores. De ahí que casi todas las rutas de la zona partan del refugio de Linza y acometan verticalmente las cumbres. El plan se interrumpió bruscamente cuando caí en un agujero con tan mala fortuna que me pilló a medio paso y, al aterrizar, clavé el crampón en el gemelo de la otra pierna. Esperé un rato a ver si se pasaba la avería, pero no, el corazón palpitaba justo en el músculo motor de los montañeros. La vuelta fue una tortura, cojeando por un laberinto de piedra y nieve traicionera. Tuve que trepar varios paredones. Caí en más agujeros y me estropeé mucho. Parece que con más temperatura la nieve blanda se vuelve más peligrosa que el hielo de mañanita, sobre todo por rutas sin frecuentar. El balance final es bastante significativo. Rompí las dos polainas, doblé el bastón, rasgué el pantalón, llegué con los pies empapados por la falta de polainas y por la nieve que entraba por el pantalón y me falto agua. En resumen, travesía muy complicada por la orografía formada por valles perpendiculares al sentido transversal de la marcha elegida, que hace que aparezcan multiples murallas de roca. Si quisiera repetirlo, probaría desde Lescún. El track es aprovechable hasta la bajada de la M3R. A partir de ahí es mejor probar otra cosa.


1: Auñamendi-Mesa de los Tres Reyes
Ver detalle
2: Auñamendi
Ver detalle
3: Pene de Castetné
Ver detalle
4: Table
Ver detalle
5: Mesa de los Tres Reyes
Ver detalle


Lugares de interés (POIs) del Mapa

1: Auñamendi-Mesa de los Tres Reyes


Más sobre Auñamendi-Mesa de los Tres Reyes

2: Auñamendi


Más sobre Auñamendi

3: Pene de Castetné


Más sobre Pene de Castetné

5: Mesa de los Tres Reyes


Más sobre Mesa de los Tres Reyes

Comentarios

comments powered by Disqus