Normalmente mis excursiones son malogradas aunque algunas, como ésta, parezcan correctamente finalizadas. Mi idea era hacer la cara norte del Mulhacén. Para ello iba a realizar la aproximación el día anterior, vivaquear y lanzar un ataque mañanero a la cima con nieve dura. Pero como falló el día de aproximación, pretendí llegar a la base saliendo de madrugada.¡Cuanta ingenuidad! Cuando vi el Veleta a tiro lo arrostré sin saber que su cara sur está cortada por precipicios. La bajé tirando de piolet. Después me encontré unas travesías a media ladera para surcar los valles glaciares. No es que sean complicadas pero se avanza despacio porque si tropiezas en la senda, te deslizas por unas laderas interminables. Iba muy lento y llegué a la cara norte tardísimo, con el sol quemando. Tenté una pala no muy pronunciada y la nieve no aguantaba, así que subí por el pedregal del oeste. La vuelta fue un tormento: una sopa de nieve y un calorazo que me secó la garganta hasta el dolor, cuando tragaba parecía que pasaba una piedra pómez rascando el gaznate. En definitiva, es el Mulhacén, la montaña más alta de la península y, como tal, no hay que perderle el respeto. Es preferible pernoctar en el refugio-vivac de la Caldera y realizarla en dos jornadas para encontrar la nieve en las mejores condiciones.


1: 05-JUN-10 Veleta Mulhacén
Ver detalle
2: Veleta-Mulhacén
Ver detalle
3: 041
Ver detalle
4: 042
Ver detalle


Lugares de interés (POIs) del Mapa

1: 05-JUN-10 Veleta Mulhacén


Más sobre 05-JUN-10 Veleta Mulhacén

2: Veleta-Mulhacén


Más sobre Veleta-Mulhacén

Comentarios

comments powered by Disqus